Tags

, , ,

Noviembre 16 de 2011

A pesar de haber asistido a conciertos locales de hardcore  prototipo, militar en algunas bandas de hc/punk y ver crecer la escena metal/deathcore: el sonido core me había desgastado. Estaba alejada de la escena metal/deathcore dos años antes debido a la sobre saturación de agrupaciones y del género, que muchos lo veían como el salvador y renovador del metal. No recuerdo cómo y por qué me enteré del concierto, pero allí estaba, a pocas horas de haber comprado la entrada y de haber pasado por la librería del FCE. Dudaba del sitio y no sabía movilizarme por la ciudad. Hacía calor.

Allá en ese sitio llamado “Club 334” que no se encontraba y veía, allí quedaba el horno. Arribé a las 7.30 de la tarde y no había mucha gente fuera, únicamente muchos adolescentes. Mirar allá, acá, entrar directamente, sin ser esculcada y sin pedir identificación. Subí las escaleras y como siempre, miro cada gruta llamada bar: oscuro, con techo algo alto, sin ventilación. Tomar un buen lugar, esperar un rato. Las 8.05 y sin banda telonera se sube al escenario Parkway Drive con el sonido ya probado. En segundos se comprueba el sofocante ambiente que se viviría los próximos minutos; con el primer tema empezaba el verano próximo que ya estábamos sintiendo allí, se empiezan a sacar la ropa, y en un momento balones y flotadores se ven pasar, en sinónimo de qué, ¿de qué? ¿de las paradisiacas playas australianas?

Hora y media de sauna, uoooos, gente hiperactiva, contundencia, buena música, de sonrisas por parte de la banda, de surf, de muchos flotadores de colores, y de una experiencia que jamás viví en la seriedad del hardcore prototipo, en la reivindicación del hc/punk o los sobre producidos conciertos de metal/deathcore. Alegría no más de estar con todos esos niños desconocidos y que les llevaba a simple vista 15 años o más de diferencia, que andaban con prisa de surfear, cantar y corear entre la gente. Salí a las 9.30 y el frío de la ya noche apaciguaba mis heridas de combate, es hora de contar a través de tuiter mi experiencia con los australianos que se presentaron en una ciudad ajena.

Advertisements