Tags

, , , ,

por urrhex

Lindberg

Han transcurrido 18 años desde que tuvimos el placer de tener el clásico ‘Slaughter of the Soul’ en nuestros oídos, y desde aquella vez mucha agua ha pasado bajo el puente. La banda desapareció repentinamente, y se desató una ola de bandas candidatas a ocupar su lugar en todo Escandinavia y en el resto del mundo. Apareció el metalcore que se adueñó de muchas de sus ideas y las explotó al punto máximo de saturación, y fue momento de un nuevo cambio en lo que al melodic death metal se refiere. En ese contexto, nos encontramos aquí en 2014, y la verdad no sabemos qué efecto tendrá este esperado, pero ya no muy ansiado regreso de los suecos.

Su reunión, indudablemente fue una alegría tremenda para todos los fans, desde los más veteranos hasta los quinceañeros más entusiasmados, y que fueron los primeros en la fila en todos sus conciertos, pasando por el Wacken en Alemania y una gira mundial que los trajo hasta sudamérica en 2012. Fue una deuda pendiente con todos nosotros, tal como lo fue Carcass un año atrás. Y esa secuencia se mantiene: Carcass volvió a visitar Chile para el Metal Fest 2013 con un show soberbio, y ahora At The Gates retorna para la edición 2014.

aTg

Con toda seguridad oiremos temas de su nuevo álbum, del cual circula un teaser en su canal oficial de Internet. Según el anuncio oficial de la banda, se trata de una mezcla perfecta entre el “oldAt the Gates y “Slaughter of the Soul” tratando de mantener el legado y la historia. Por supuesto, no podría estar sino en el alero de Century Media, lugar que alberga a The Haunted y a Paradise Lost (por Adrian Erlandsson su baterista).
De lo que hemos visto en sus últimos shows, el sonido en vivo ha revitalizado los recuerdos, con guitarras mucho más firmes e incluso más pesadas que en las grabaciones originales de los albums, Erlandsson haciendo lo suyo con su especial técnica y rapidez, y con Thomas Lindberg sin rastro alguno de deterioro en su voz. Es precisamente la naturalidad de oír At the Gates en vivo lo que hace imprescindible verlos, y no la banda que tiende a que todo suene perfecto, como casi por obligación sentimos en sus discos de estudio.

Advertisements