Tags

, , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Sonic Youth en Maquinaria 2011

Sonic Youth en Maquinaria 2011

No se puede ser indiferente a los festivales del mundo donde en un mismo lugar incorporan sonidos inimaginables, este año la variedad de sonidos se inauguró con el Festival Centro en una casita colonial de Bogotá, para después conocer los grandes carteles del Primavera Sound, Hellfest, Sonisphere y Neurotic Death Fest, por nombrar algunos; además de las fechas para muchos otros. Pero qué pasa en nuestra región donde hacer e ir a festivales no es tan popular como en Norteamérica o Europa, incluso en los pocos festivales grandes que existen no hay sucesión: ¿a qué se debe esto?, ¿los latinoamericanos no estamos preparados para los grandes festivales?, ¿no hay ideas y financiamiento para sacarlos adelante?, ¿no hay promotores responsables y dedicados?, ¿no hay lugares especiales para hacerlos?, ¿no nos gusta los grandes festivales?, ¿no estamos acostumbrados?, ¿tal vez no nos gusta los contratiempos de horarios?, ¿se pierde la esperanza en las primeras versiones? o ¿(realmente) qué pasa? Los latinoamericanos no somos de grandes festivales y no es que no tengamos, muchos de los que viven, perviven y sobreviven están por encima de los 15 años, por nombrar al azar: el Rock in Rio brasileño, discontinuo pero se mantiene; el mexicano Vive Latino con 15 y el colombiano Rock al Parque con 20. Infortunadamente no se puede dar fe en asistencia, ya que trabajar para un buen medio musical de esos que poco existen en nuestra zona o tener la oportunidad de viajar al norte a cubrir con recursos propios es inalcanzable. Este es otro reto para la industria musical de nuestra región.

extremeo

Planteado así, los pocos festivales grandes que hay en estos lados, tampoco son comparables con los insuficientes que hay de metal. En este sentido, este año se perdió el escenario latinoamericano para el Extreme Obscene que se lo llevó Los Ángeles(esperaba Sudamérica) y que el año pasado estuvo en DF; la cancelación de la quinta versión del Hell & Heaven Fest (por los motivos que hayan sido) y la incorporación de dos nuevos en la vitrina latina: los chilenos “Beer Metal Open Air” en marzo de 2014 (que hasta la fecha no se ha realizado) y la tercera versión de The Metal Fest (que de dos días paso a uno y menos bandas internacionales de las esperadas). Otro desaparecido, el Maquinaria chileno que fue una idea rockero(metalera) que luego dio paso a un sinfín de propuestas. Otro punto inapelable son los carteles de los festivales donde la mayoría de bandas internacionales en reiteradas ocasiones han visitados los países; donde muchas bandas no hacen parte de los eventos por ser nuevas, por ser poco conocidas o por ser muy clásicas y desconocidas; por género o porque no las conocen los encargados de los festivales. Estamos a años luz en nuestra región de ver bandas de metal en Lollapalooza, Estéreo Picnic o en el Festival Centro, o de metal nuevo, extraño o no tocado por headbangers en los festivales de metal común como el The Metal Fest. Maquinaria lo intentó, el Vive Latino ha incluido a bandas como Brujería, Hocico, Ill Nino, Trasnmetal y el insistente Rock Al Parque ha tenido en sus filas a bandas como Samael, Inquisition, The Dillinger Escape Plan, Apocaliptica, Paradise Lost, Carcass, etc., en un festival no metalero.

Advertisements